Mookie Betts engañó al dominicano Marcell Ozuna como a un niño chiquitito (VIDEO)

Dentro de años, cuando los compañeros de equipo y los entrenadores compartan las lecciones que aprendieron al ver jugar a Mookie Betts.

Contarán la victoria de los Dodgers por 7-3 sobre los Bravos de Atlanta el viernes por la noche en el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Sobre cómo Betts cambió el juego con su guante. Sobre cómo influyó en una serie en la que solo bateaba para .222.

Acerca de cómo valía 365 millones de dólares porque se preocupaba por las partes menos glamorosas del juego.

En la tercera entrada, los Dodgers estaban 2-0 atrás. Con el abridor Dustin May lanzando solo dos entradas, Joe Kelly estaba en el montículo.

Los Bravos estaban a punto de ampliar su ventaja, ya que tenían corredores en segunda y tercera con un out.

Fue entonces cuando Dansby Swanson de los Bravos conectó una línea corta hacia el jardín derecho poco profundo.

Betts atrapó la pelota con el guante en el terreno, donde todos pensaron que había recogido la pelota después de picar.

Betts hizo creer que la pelota había picado, e hizo un disparo rápido a home play.

El dominicano Marcell Ozuna, quien estaba corriendo en tercera, notó la acción de Betts y se la creyó que la pelota había picado.

Por lo que Ozuna salió para home sin hacer pisa y corre. El disparo de Betts a Home no pudo sacar de out a Ozuna.

Algo que todos pensaron que había sido un imparable impulsador de una carrera, terminó de la mejor manera para los Dodgers.

Los Dodgers pidieron a los árbitros que revisaran la jugada. Después de la revisión confirmaron que fue atrapada de Betts y que Ozuna no había salido en pisa y corre.

Por lo que fue cantado como doble play para finalizar la entrada.

«No siempre es del lado ofensivo donde se obtiene esa chispa», dijo el campocorto de los Dodgers, Corey Seager.

“Una gran jugada así en un gran momento, eso cambia todo para ti. Entras en el dugout con algo de energía «.

Lo que pasó después de esta jugada

Seager dirigió esa fuerza emocional a su siguiente turno al bate, cuando abrió la cuarta entrada con un jonrón al jardín central.

En un lapso de dos turnos al bate, los Dodgers pasaron de estar potencialmente abajo por tres a reducir la ventaja de los Bravos a 2-1. La atrapada de Betts representó un swing de dos carreras.

Si Betts no hubiera atrapado la pelota antes de que cayera, no habría importado que Ozuna saltara de la tercera base temprano.

Si Betts se hubiera zambullido al hacer el agarre, es posible que Ozuna no se hubiera precipitado prematuramente  a home.

«Hemos tenido muchas jugadas geniales este año, pero si estás hablando de cambios de impulso, esa es la jugada del año para mí», dijo Roberts.

La entrada en la que los Dodgers se adjudicaron la ventaja también comenzó con Betts.

De manera similar a cómo comenzó una histórica primera entrada de 11 carreras en el Juego 3, Betts abrió esta oleada ofensiva con un hit dentro del cuadro. En este caso, superó un lanzamiento del tercera base Austin Riley.

Con un out y Justin Turner en la caja de bateo, Betts se robó la segunda base. La base extra fue fundamental.

Más tarde en su turno al bate, Turner conectó un roletazo por el medio, lo que resultó en que Betts quedara atrapado en una racha entre la segunda y la tercera base.

Sin embargo, Betts no permitió que los Bravos lo eliminaran hasta que Turner llegó a la segunda base.

El mánager de los Bravos, Brian Snitker, reemplazó al derecho Shane Greene por el zurdo Will Smith.

Con dos outs, Smith caminó al zurdo Max Muncy. El siguiente fue Will Smith de los Dodgers.

El enfrentamiento de Will Smiths fue ganado por el receptor de los Dodgers, quien conectó un jonrón de tres carreras al jardín izquierdo. Los Dodgers ahora lideraban 4-2.

En retrospectiva, la diferencia entre los Dodgers con una desventaja de tres y una ventaja de dos fue que Betts atrapó, se mantuvo erguido y lanzó un tiro a la carrera, Betts logró un sencillo en el cuadro, robando una base y extendiendo un recorrido.

Continuó impulsando la primera de las tres carreras seguras que anotaron los Dodgers en la séptima entrada.

Turner dijo que después de la derrota de los Dodgers en el Juego 4, muchos jugadores intercambiaron mensajes de texto hasta altas horas de la noche. Este no fue un discurso rah-rah de Tom Lasorda, pero tuvo un efecto similar.

El relevista AJ Minter abrió para los Bravos y los Dodgers lo hicieron lucir como Sandy Koufax. Minter lanzó tres entradas en blanco y ponchó a siete de los 10 bateadores que enfrentó.

Esto parecía una repetición de la noche anterior cuando el desconocido Bryse Wilson los limitó a una carrera en seis entradas .

Luego, Betts les dio a los Dodgers algunas historias que contar, mostrando nuevamente cómo una pequeña jugada de él podría llevar a algo grande para el equipo.

VIDEO

Aquí la jugada de Betts:

Aquí la revisión:

Deja una respuesta