El Pelotero dominicano de firmar por un bono millonario, A terminar como peluquero en su barrio

La liga dominicana invernal dio inicio su temporada hace una semana, una campaña que solo se jugaran 30 juegos regular.

Cabe destacar que se estará jugando sin fanáticos durante la regular y la liga elimino la el Round Robin.

Para esta oportunidad les halaremos de un pelotero dominicano que firmó un bono millonario en los años 90, y que terminó siendo peluquero del barrio.

Les dejaremos al final del artículo el valor del bono

Hablamos del Picher dominicano Ricardo Arambole, un derecho que lanzaba sobre las 90 millas, oriundo de Sabana Perdida y firmado por los Yankees en 1998.

El dominicano Arambole dio fin su carrera del béisbol organizado en 2004 con apenas 23 años. Cercanos a él aseguran que se dedicó a peluquero en un negocio de su propiedad.

Les dejamos al final del el gran bono millonario que recibió, así como, sus números en las menores.

Conozcamos un poco de las firmas internacionales para ese momento:

Cuando un equipo de las Grandes Ligas firma un joven de entre 16 y 18 años en América Latina tiene un máximo cinco años para desarrollarlo.

Antes de verse obligado a protegerlo en la nómina de 40 hombres que van a los campos de entrenamientos.

Si tiene 19 años tendrá que protegerlo al cuarto o se arriesga a perderlo en el sorteo Regla 5 que muchos conocemos.

Al pasar balance al desempeño de esos prospectos criollos cuyas firmas alcanzaron los seis dígitos cuando tenían 16 años, los resultados no se compadecen con la inversión.

Son muchos los casos que conocemos de peloteros que firmaron bonos millonarios, y que no rindieron al nivel, entre ellos te mencionamos a Wily Mo Peña, Willy Aybar, Michael Ynoa, entre otros.

Hasta 1994, los bonos que entregaban los equipos a jugadores como David Ortiz, Pedro Martínez, Miguel Tejada, Raúl Mondesí y Sammy Sosa no superaban los US$10 mil.

Pero ese año, un torpedero que respondía al nombre de D’Angelo Jiménez desató la primera gran puja entre equipos y logró el histórico bono de US$25 mil para fichar con los Yanquis y por encima de los Bravos de Atlanta.

A mediados de esa década, varios agentes norteamericanos, como Rob Plummer, comenzaron a representar y negociar por los jugadores «en inglés» y se desató el boom.

En 1997, el torpedero petromacorisano Josephang Bernhardt cruzó la meta del millón de dólares y desde entonces otros 36 jugadores han recibido al menos esa cifra.

En siete años en las menores, Bernhardt no pasó de clase A avanzada, nunca bateó más de .255 ni pegó más de 11 jonrones y se retiró tras la campaña de 2003.

Terminó sus estudios, se graduó de abogado y en la actualidad desarrolla diversos negocios.

Para algunos en la industria, las riquezas repentinas quitan estímulo para someterse con toda intensidad al exigente proceso de desarrollo en unas ligas menores.

Donde, además de la fiera competencia en los diamantes, puede que tengan que preparar sus alimentos, convivir en casas familiares y aprender inglés.

El caso de Ricardo Aramboles

Aramboles nunca llegó a las grandes ligas, apareciendo en solo cuatro juegos por encima de Double-A.

Sin embargo, su historia de fondo es algo interesante; Originalmente firmó con los Marlins en 1996, pero el acuerdo se anuló cuando resultó que solo tenía 14 años.

Los Yankees entraron y lo firmaron dos años después y gradualmente subió la escalera de las ligas menores (sin embargo, la cirugía de Tommy John le costó una gran parte de la temporada de 1999).

Aramboles era un prospecto de pitcheo sólido pero poco espectacular fácilmente pasado por alto en un sistema de granja apilada (sí, el sistema de los Yankees era uno de los mejores en el juego en ese entonces).

Con una efectividad de 3.82 con 7.12 K / 9 y 2.24 BB / 9 en 92.1 entradas en su estadía con los Yankees en las menores, antes de ser traspasado a los Rojos de Cincinnati-.

Tenía solo 19 años y apenas se había quedado sin A-ball, por lo que había motivos para ser optimista.

De todos modos, Aramboles sufrió otra lesión en el codo en 2002, luego se perdió toda la temporada 2003 después de rasgarse el labrum.

Su regreso en 2004 no fue agradable, y ahora ha estado fuera del béisbol afiliado durante más de media década.

Los Rojos obtuvieron solo 158.2 entradas de ligas menores después del acuerdo, con una efectividad de aproximadamente 4.50.

Aquí les dejamos el bono

El dominicano recibió US$1,5 millones de los Yanquis en el año 1997. En 6 campañas en ligas menores con los Mulos del Bronx y Cincinnati compiló marca de 25-38 y 4.09 de efectividad.

Estuvo hasta 2004 en las Ligas Menores, mientras que en el 2006-2007 accionó con los Leones del Escogido en la pelota invernal dominicana.

Deja una respuesta