El Colega Héctor Gómez publica un sincero consejo a Franklin Mirabal

Franklin Mirabal en los últimos meses ha sido tendencia después de su separación con su esposa Dianabell Gomez.

Pero en el día de ayer Mirabal le puso una demanda a Dianabell Gomez por difamación e injuria, cosa que su esposa en seguida reacciono en sus redes sociales.

Pero en esta ocasión vamos hablar sobre un consejo que publico en cuenta de Twitter el comunicador deportivo Héctor Gómez a su colega Franklin Mirabal.

De aquí en adelante les dejamos el consejo a Mirabal.

Aunque te he expresado estas palabras de manera privada, me siento en la obligación de hacerlas públicas, como una manera de que te des cuenta de la dimensión de tus logros en el periodismo deportivo.

Para mí fue un día inolvidable y muy gratificante que un paradigma a seguir como tú, querido hermano, le diera valor y aquiescencia a mi trabajo.

Traigo ese momento a colación para que te des cuenta de lo que tú has significado para toda una generación de cronistas deportivos.

Nunca olvido cuando, en mis inicios en la crónica deportiva, estando en la cabina de «La Voz del Fanático».

Llamaste al buen amigo Odalis Santiago para reportar tu sintonía y valorar positivamente la labor que estábamos realizando los que formábamos parte del staff del programa

Has trascendido nacional e internacionalmente por tu incuestionable talento.
Rompiste un anillo que existía en la crónica deportiva, imponiéndote con tu gran carisma y calidad.

Eres editor deportivo de uno de los principales periódicos del país.

Has roto paradigmas y has revolucionado la narración deportiva con un estilo alegre, dinámico e impactante.

Has incursionado con éxito en todas las facetas a las que puede aspirar un periodista deportivo.

Sin entrar en juicio de valor sobre tu vida personal, me permito recordarte que eres un referente de trabajo para todos los que hemos seguido tu exitosa carrera en el periodismo deportivo.

Es harto conocido que has ganado todos los premios que puede recibir un periodista.

Deja una respuesta