Desde los 16 años tirando las 90 millas y llegó hasta 97 MPH, nunca firmó en MLB y se dedicó a torneos amateur en RD (VIDEO)

En este articulo les hablaremos de un pelotero dominicano que tuvo todas las condiciones para llegar a ser grande en Grandes Ligas, y no pudo alcanzar el éxito.

Nos referimos a Nelson Dominguez, Alias la Cotorra, que desde la edad de 16 años ya estaba lanzando entre 89 y 90 millas.

Fue contratado por la organización de los Dodgers con 16 años, pero no fue una firma  para el equipo, sino un contrato de juego para ir practicando para ver si podía firmar.

Unos meses después ya Dominguez estaba lanzando a las 93 millas, pero nunca recibió la llamada para firmar con el equipo.

En aquel momento, para los años 1980 se usaba dar un contrato de juego para practicar con el equipo, y luego ver si podían firmarte para la organización.

Pero este dinero no se lo daban al momento de contratar ni de forma progresiva, sino que lo daban cuando firmaba ya un bono o si decidía abandonar el equipo.

VER AL FINAL DE ESTE ARTICULO CUANTO DINERO RECIBIO DOMINGUEZ COMO CONTRATO DE JUEGO EN LOS AÑOS 1980-1990. Y EL VIDEO DONDE CONTO TODO.

Ya a los 17 o 18 años, Dominguez estaba lanzando las 97 millas, pero no llegaba el momento que lo firmaran y él se estaba desesperando.

Al ver que no firmaba y queriendo recibir el dinero del contrato, decidió abandonar a los Dodgers e irse para Cleveland, pero tampoco pudo alcanzar la deseada firma del bono.

Pero contó, que cuando llegó a recibir este dinero, él era un Rey en puerto Plata en aquel momento, podía comprar solares y todo.

Cuando recibió este dinero, se puso a parrandear, a gastar el dinero y se alejó un poco del béisbol hasta que agotó todo el dinero.

Luego ya con 20 años y pico, volvió a jugar, ahí representó a la selección dominicana y se dedicó a jugar torneos Amateurs en Puerto Plata y en la zona del Cibao, cobrando entre 2mil a 5mil mil pesos por juego.

Razones por las que entiende que no pudo firmar tirando a 97 MPH

Dominguez explicó claramente que el no tenía claro cual era su objetivo final, y que una vez que recibió ese dinero de los Dodgers, se volvió loco.

Soltó el béisbol y empezó a malgastar el dinero, ya entendía que tenía su vida resuelta con esos chelitos que le dieron, y además, se creía una persona grande por la fama.

Y fue entonces, cuando después que se le terminó el dinero, ya no tenía ni dinero, ni la edad, y ni las mismas condiciones para seguir pujando por una firma.

Según cuenta Dominguez, si hubiera jugado en estos tiempos hubiera ganado mucho dinero en Grandes Ligas.

Y que hubiera sido un pelotero de Grandes Ligas por 20 a 25 temporadas, igual que Bartolo Colón y Pedro Martinez.

Contó que en aquellos no tiempo no se practicaba como ahora, y que desde los 14 años se dedicaba a ordeñar vacas.

Diariamente ordeñaba unas 35 vacas, esto de ordeñar vacas le ponía las muñecas duras, y cuando agarraba una pelota la quería romper con las manos.

Uno de sus juegos de amateur más recordados durante su vida de lanzador, fue en unos juegos Municipales representando a Villa Isabela Puerto Plata.

En un partido de unas finales, que ni siquiera le pagaron dinero y no había ni comida, apenas le dieron de comer unos panes con refrescos.

El juego empezó a las 2 de la tarde, y todavía a las 7 de la noche se estaba jugando, el juego estaba 0-0 en 14 entradas.

El equipo contrario ya llevaba 6 lanzadores, mientras que Dominguez todavía se mantenía en la lomita.

Finalmente terminaron ganando el partido 1-0 en 18 entradas, y Dominguez lanzó las 18 entradas con unos 38 años de edad.

VER EL VIDEO DE TODO ESTE RELATO Y ALGUNAS COSAS MAS QUE CONTO ESTE LANZADOR AL FINAL DE ESTE ARTICULO.

A continuación les hablaremos del contrato de práctica que firmó con los Dodgers, y por el cual decidió salir del mismo para cobrar ese dinero.

El dinero que recibió como contrato para practicar con Dodgers.

Según contó Dominguez, recibió unos 8mil pesos en aquellos años 80, con lo cual pudo podía hacer muchas cosas buenas, pero los malgastó todo.

Aquí el video donde cuenta todo:

Deja una respuesta